Hablamos del mundo de la comunicación, el diseño, los medios sociales, el marketing online, la imagen de marca

Terceto Comunicación, diseño web y diseño gráfico en Granada

comicsans
29
octubre
2018

Pobre Comic Sans

¿Por qué ese odio generalizado a la tipografía Comic Sans? ¿Nos dejamos llevar por lo que dice la mayoría o de verdad se ha ganado a pulso ese rechazo? Conozcamos un poco su historia y saquemos nuestras propias conclusiones.

La Comic Sans fue creada en 1994 por Vicent Connare como encargo de Microsoft. Nació con la idea de ser utilizada en pequeños bocadillos de texto para la interfaz del programa llamado “Microsoft Bob” que ayudaría a principiantes a saber utilizar elementos básicos del ordenador como el procesador de textos.

Su creador basó su diseño en la fuentes utilizadas para los cómics (de ahí su nombre). Dinámica, cercana y accesible para los lectores, fueron algunas de sus premisas. Lo que dió lugar a una tipografía desenfadada y con un toque infantil.

El problema llegó cuando Microsoft la descartó para ese programa pero sí la incluyó en el escaso catálogo tipográfico del Windows 95. Ofreciéndola como una alternativa menos aburrida y muy diferente a la ya más que conocida Times New Roman.

Comenzó en ese momento su subida hacia el estrellato, haciéndose muy popular entre los usuarios de Microsoft que empezaron a usarla en masa para todo tipo de fines. Y quizás sea este también el punto de partida hacia su odio: el uso indebido de la fuente.

Y es que, la Comic Sans, no fue diseñada para un uso generalizado y formal, ni mucho menos para ser impresa en papel. Por ello, es muy importante saber cuando y con qué fin utilizarla. Informes profesionales, presentaciones, comunicados, libros, placas conmemorativas… son usos imperdonables que hemos visto de esta tipografía. Os imagináis, por ejemplo ¿cómo quedarían los logos de las marcas más reconocidas en Comic Sans?

Comic Sans Marcas

Aunque no todo es negativo en esta tipografía. La Comic Sans es una de las fuentes más legibles para personas con dislexia gracias a su claridad y simplicidad. Es más, la Comic Sans incluso, ¡tiene su propia canción! compuesta por el productor canadiense Gunnarrolla quien pide una segunda oportunidad para esta fuente.

Pero ¡cuidado!. Si pensábamos que se estaba olvidando, Craig Rozynski, un diseñador australiano, le ha dado una pequeña vuelta a la tipografía, creando la Comic Neue y devolviéndola al panorama actual gracias a una versión con menos curvas y mayor legibilidad, por su 20 aniversarioSe puede descargar de forma gratuita y reabre el debate de por qué ese odio generalizado a esta fuente.

En definitiva, la odiemos o la queramos, lo que queda claro es que la Comic Sans será siempre una de las fuentes más conocidas y usadas de todos los tiempos. Y es que, aunque no queramos reconocerlo, TODOS la hemos utilizado en algún momento de nuestra vida.